Ricos culos de colombianas chimba en Medellín

0 Visitas
|

Disfruta viendo como sus pulgares recorrían mis senos para estrujarme los pezones. Le gustaba apretar ricos culos y a mí me gustaba ver que él no tenía ningún control. Deseaba que mordiera mis pezones, que lo lamiese, un deseo intenso que nada tenía que ver con mi cuerpo. ¡Cómeme las tetas! fue una expresión de deseo y necesidad, nacida al tiempo que empujaba mi teta contra su boca. No sé si lo que hacía era comer un helado o mamar se sintió tan rico quería volver a mojarme entre su entrepierna esa noche fue placentera he inolvidable.